Vacuna, vuelta a la normalidad.

Centro de Dia El Enebral en Madrid

Las consecuencias de la pandemia han supuesto un giro de 180º en nuestra rutina, hábitos  e incluso en nuestra manera de socializar. Hoy, desde El Enebral, centro de día en Madrid, os hablamos de la necesidad de retomar nuestras actividades cotidianas relacionándonos con normalidad, tras la vacunación frente a la Covid-19.

Eso sí, siempre desde la responsabilidad y con las medidas de seguridad e higiene correspondientes.

El avance de la vacunación y la caída de los contagios, trae consigo la vuelta a la «normalidad». Hay que vencer el miedo y volver a lo cotidiano, recuperando así nuestras costumbres sin dejar atrás las medidas de higiene y seguridad adaptadas en nuestro Centro de Día  en los últimos meses.

vacuna y vuelta a la normalidad en los centros de día

Vacuna y vuelta a la normalidad

La pandemia nos deja un impacto a nivel físico pero también emocional. El confinamiento, una situación nueva e inesperada para todos, ha sido un escenario complicado y duro de sobrellevar sobre todo para las personas de edad avanzada que han sido las más vulnerables de esta pandemia.

Hay que tener en cuenta que, las personas mayores, han estado sometidas durante la pandemia a un aislamiento social que tiene consecuencias significativas respecto a la soledad y los comportamientos que afectan a la salud. Por eso, deben reincorporarse cuanto antes a la cotidianeidad, con actividades que respondan a sus necesidades psicológicas y afectivas.

Aunque es necesario retomar todas nuestras actividades, en El Enebral, seguiremos extremando todas las medidas de seguridad con el uso de mascarillas y lavado de manos.

Vencer el miedo

Como consecuencia lógica después de la pandemia, hay muchas personas que han desarrollado miedo a salir a la calle por no considerarlo un espacio seguro. También a relacionarnos. Ya no nos sentimos a salvo. Esto hace que tengamos síntomas de ansiedad e incluso depresión , pero debemos controlar ese miedo y mitigarlo en la medida de lo posible, y si es necesario, acudir a un profesional para que nos ayude a gestionar nuestro temor con las herramientas emocionales necesarias. Porque sin duda alguna los beneficios de retomar nuestras actividades y socializar tras la vacuna merecen la pena.

Debemos retomar las actividades, primero con intensidad leve, e ir progresivamente avanzando.
Repartir las actividades a lo largo del día o de la semana. Disfrutar de la vida en la medida de lo posible.

Es muy importante mantener la mente y el cuerpo activos. Procurar un envejecimiento activo y mitigar el efecto de fatiga, tristeza o soledad que ha provocado esta situación tan prolongada en el tiempo.