Incontinencia Urinaria y Dermatitis en personas mayores

Centro de Dia El Enebral en Madrid

La incontinencia, es un tema frecuente entre las personas de edad avanzada que se caracteriza principalmente por la pérdida involuntaria de orina y/o heces y que suele presentarse más habitualmente entre las mujeres.

Incontinencia Urinaria y Dermatitis en personas mayores

La dermatitis asociada a la incontinencia, conocida como DAI, produce un exceso de humedad en la piel, que puede derivar en posibles irritaciones:

Enrojecimiento, descamación y otros daños cutáneos son la consecuencia de esa  exposición prolongada en el tiempo. Pero además, la incontinencia urinaria también puede llevar otras consecuencias psicológicas como la falta de autoestima.

Por ello, es necesario activar un protocolo de prevención. Con ello se pretende minimizar las secuelas y proteger a la piel de su exposición con la orina o las heces lo antes posible. Es fundamental un trabajo de detección temprana.

Ante la más mínima duda, hay que actuar de forma rigurosa para evitar consecuencias nada agradables. Y es que la dermatitis asociada a la incontinencia puede acarrear infecciones cutáneas como la candidiasis,  el desarrollo de microorganismos patógenos y otras lesiones más graves como úlceras, debidas a la presión o morbilidad.

Es por esto que la higiene de las personas mayores, especialmente aquellas que están postradas en la cama o que padecen alguna demencia o deterioro cognitivo, ha de ser una prioridad.

incontinencia urinaria en personas mayores

¿Cómo podemos evitar la dermatitis asociada a la incontinencia?

Desde nuestro Centro de Día El Enebral, queremos ofreceros las siguientes recomendaciones:

  • Lleva una higiene rigurosa. Utilizar un jabón antibacteriano y limpiar la zona de forma suave y delicada. Enjuagar bien con agua limpia y secar a golpecitos con una toalla suave. Después, es importante aplicar una crema hidratante de tipo hipoalergénica para proteger y aislar la piel de heces y orina. Es muy importante hacer este procedimiento con la máxima delicadeza, ya que el propio paso de limpiar la piel puede irritarla.
  • En el caso de que la persona mayor lleve pañal, se debe escoger el tamaño adecuado, y éste se debe cambiar de forma regular.
  • Cuando la persona mayor esté encamada o en una silla de ruedas, diariamente se debe controlar el estado de la piel. De esta manera evitaremos úlceras por presión. Además cuando suceda un episodio de incontinencia será necesario cambiar sábanas y ropa.