Cuidar la piel de los mayores en verano

Centro de Dia El Enebral en Madrid

Después de pasar tantos días encerrados durante el confinamiento, todos estamos deseando disfrutar del verano, la playa y de las horas de sol en toda su plenitud.

No obstante, y después de tanto tiempo sin habernos expuesto a los rayos solares, es conveniente seguir algunas recomendaciones para cuidar de la piel de los mayores en un verano tan singular como este.

Porque si la piel madura ya era vulnerable de por sí, el confinamiento ha intensificado su sensibilidad de tal manera que los niveles de melanina son ahora más bajos de lo normal, mientras que los valores de radiación ultravioleta a los que nos estamos exponiendo, son los más altos de la última década.

Desde nuestro Centro de Día El Enebral, queremos ofreceros las siguientes recomendaciones a tener en cuenta para una piel saludable.

como cuidar la iel de los mayores en verano

Consejos para cuidar de la piel de los mayores este verano

  • Mejor debajo de la sombrilla. Ya sea en la playa o en la piscina, la mejor opción para las pieles maduras será protegernos del daño de los rayos UV al cobijo de una buena sombra.
  • Factor de protección, siempre. No solamente es necesario protegernos en lugares y horas de mucha exposición, nuestra piel exige esa misma protección en cualquier circunstancia y todos los días.
  • Hidratación por fuera y por dentro. Es fundamental no olvidarnos de la importancia de beber agua y alimentarnos con nutrientes con alto aporte hídrico para mantenernos bien hidratados. Nuestra piel también necesitará cuidados con lociones de calidad para evitar la sequedad.
  • Usar vestimenta acorde con el clima. Sombreros, gorras, y prendas de vestir de tejidos naturales que permitan que la piel transpire.
  • Evitar los productos hidroalcohólicos cuando vayamos a exponernos al sol de forma directa. El abuso de productos hidroalcohólicos puede resecar nuestra piel si los empleamos en exceso y aún más si estamos expuestos a los rayos solares. No obstante es fundamental seguir desinfectando nuestras manos con una higiene correcta de agua y jabón.
  • El sol y los medicamentos. Existen algunos fármacos, que hacen que nuestra piel se vuelva más sensible. Lo que puede provocar quemaduras, ampollas, erupciones o hinchazón.

El cuidado de la piel es siempre algo a tener en cuenta para la salud y el bienestar de nuestros mayores. Una correcta protección, en cualquier época del año, especialmente en verano, debe formar parte de las rutinas diarias de cuidado.