¿Cómo podemos cuidar de los huesos a partir de la tercera edad?

Centro de Dia El Enebral en Madrid

A medida que cumplimos años, tanto la masa muscular como la densidad ósea, van disminuyendo. El paso del tiempo, trae consigo las nada agradables consecuencia del deterioro de los huesos, los músculos, los tendones y otras partes del sistema musculoesquelético que altera el sistema motriz y el funcionamiento correcto de las articulaciones.

Consejos para cuidar de los huesos a partir de la tercera edad

Por eso, es fundamental el cuidado de los huesos sobre todo a partir de la tercera edad, para conservar no solo un  grado óptimo de autonomía, sino también para garantizarnos una buena calidad de vida y una mayor longevidad.

Y es que, a partir de los 40, el contenido mineral de los huesos, va disminuyendo paulatinamente. De tal manera que un adulto puede perder entre el 0,3 y el 0,5% de masa ósea por año, aumentando esta cifra en el caso de algunas mujeres posmenopáusicas hasta el 2 ó 3%

Cuando esta disminución de densidad ósea se vuelve extrema, puede llegar a desembocar enfermedades como la osteoporosis. Su principal síntoma es la fragilidad de los huesos. Un problema que puede acarrear serias consecuencias, como las fracturas, en especial las de caderas, que pueden acarrear consecuencias tan negativas como la pérdida total de autonomía

Mantener los huesos fuertes y sanos, previniendo la pérdida de masa ósea, es vital para mantener alejada la osteoporosis. En nuestro Centro de Día en Madrid El Enebral, te ofrecemos las siguientes pautas para cuidar de los huesos a partir de la tercera edad.

cuidar de los huesos - centro de dia - tercera edad

Consejos para mantener tus huesos fuertes y cuidados

  • Llevar una dieta equilibrada, rica en calcio y en vitamina D. Incluir regularmente en nuestra alimentación, productos lácteos, verduras y frutas, así como pescados grasos como salmón, atún o caballa. Y en general comer de una forma equilibrada consumiendo la ingesta de proteínas suficientes.
  • La exposición solar será la mejor forma de generar Vitamina D. Serán suficientes 10 minutos al día, tres veces a la semana.
  • Reducir el consumo de sal y alimentos procesados
  • Realizarse un examen médico de densidad ósea
  • Mantente activo. Hacer ejercicio adaptado y de manera regular será sinónimo de cuidar tus huesos y articulaciones. Además, mejorarás el equilibrio la flexibilidad y la coordinación, con lo que el riesgo de sufrir caídas se reduce.
  • Si el médico lo considera, podría ser beneficioso tomar suplementos alimenticios de calcio, vitamina D y Omega-3.
  • Evitar las bebidas con cafeína, el exceso de alcohol y el tabaco.