5 Consejos para la convivencia de niños con personas mayores

Centro de Dia El Enebral en Madrid

La convivencia de los niños con personas mayores tiene grandes beneficios, y no solo para la vida de los niños. Según varios estudios, se ha demostrado que las personas adultas que conviven o tienen una relación diaria con sus hijos y nietos, tienen menos cuadros de depresión. Y es que, pasar tiempo de calidad aporta beneficios para ambas generaciones.

convivencia de niños y personas mayores

¿Cuáles son los beneficios de la convivencia entre niños y mayores?

Los beneficios para los adultos mayores son muchos. Esto se debe a que la persona vuelve a sentirse útil, ocupada y querida. Además, aprenden cosas nuevas de los niños, como por ejemplo, el uso de la tecnología.

Por otro lado, los niños que conviven con sus mayores y pasan tiempo con ellos, les ayuda a evitar la aparición de prejuicios acerca de estos.

Quienes mantienen una buena relación con sus abuelos, tienen también opiniones más positivas acerca de los adultos mayores, especialmente en el caso de aquellos niños que los ven de forma frecuente.

Hoy, desde El Enebral Centro de Día, te damos 5 consejos para una mejor convivencia entre niños y mayores.

Consejos para la convivencia de niños con adultos mayores.

  • Los padres somos un ejemplo a seguir para los más pequeños de la casa: Nuestros hijos tratarán a las personas mayores adultas como los tratemos nosotros. Por esta razón, no debe faltar respeto, atención y cariño.
  • Hablar a los niños de sus mayores: los mayores suelen tener muchas historias que contar que son muy amenas y divertidas. Es importante hacer a los niños partícipes de estas aventuras, siempre enfocándolas de manera positiva.
  • Disfrutar del ocio familiar todos juntos: Los niños tomarán nota si ven a los adultos integrados en todas las actividades familiares y se sentirán todos más unidos.
  • Los niños no tienen por qué responsabilizarse con el cuidado físico de los mayores, pero aprenden mucho si les dejamos ayudar dentro de sus posibilidades. En el peor de los casos, al menos deben ser conscientes de la necesidad de los cuidados, de la fragilidad de las personas y de la responsabilidad que supone para toda la familia.
  • La diferencia de opiniones en la familia es algo habitual: La gestión de las diferencias debe incluir a los abuelos, aunque con ellos hay que poner un cuidado especial. Para los hijos, además, puede suponer el primer aprendizaje en la aceptación de la pluralidad y en la destreza en el diálogo.

Sin duda, fomentar una buena relación entre niños y adultos, además de los beneficios que mencionamos al principio, ayuda a los niños a desarrollar más su lado empático hacia las personas mayores.